lunes, 3 de diciembre de 2012

Futuro.

Me siento.
Percibo mis músculos inmóviles, ese espacio que no existe mientras lo ocupo, la mirada torva hacia mi interior escudriñando el poso que desvele mi destino. Indagando sobre las tabas de un hueco insospechado. Quizá sólo quede el recuerdo de las gotas que se sujetan inopinadamente sobre el cristal. Del presente, los posos. Y después aquí seguiré preguntándome qué hay más allá, mañana y al otro.

jueves, 6 de septiembre de 2012

Sueño

Las hojas que caían a mi alrededor me desnudaban del aire que me cubría, con una caricia de desapego, suavemente caían. Este leve cambio de mi entorno más cercano en aquella foresta me sobrecogía, entre el silencio otoñal del bosque maduro, susurros de hojas desprendiéndose, cayendo hacia su descomposición. Breves pinceladas ocreamarillo, amarillo pálido, se fundían plácidamente sobre una envolvente penumbra verdosa próxima a su ocaso. Sentía el musgo fresco bajo mis pies mientras flotaba en su aroma. Extendí mis brazos bajo aquella llovizna glauca, pálida, y la luminosa penumbra verde que salpicaba. Y calaba mis huesos, calaba mi alma. Y cambié, desperté.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Ínfimo, íntimo, último.

El día es un caleidoscopio de ideas, de emociones tan fugaces... Quién sabe en qué mirada  encontraremos esa armonía tan efímera como cambiante de formas, colores y articulaciones que se diría posee vida propia. Esa mirada que no es arrebatada, sustraída como por hechizo, es realmente la práctica de la docilidad ante la maravilla de cualquier mínimo fenómeno capaz de transformar un universo ínfimo o infinito.

Dolor

Muchas formas de dolor experimentamos... la mayoría de las veces es el mensaje de nuestra propia existencia.... El dolor que sin embargo muy humanamente intentamos eludir es la muestra de nuestra lucha por la supervivencia. Verdad es, también, que en ocasiones es tal la intensidad del mismo, y las más de carácter psicológico, que deseamos abandonar la batalla. Y es que el ser humano es la paradoja pura en su forma de enfrentar la existencia.

sábado, 2 de junio de 2012

Aquella señora.

Un día de primavera, en el jardín, estábamos recogiendo algunas rosas, disfrutábamos de la luz tan cálida y suave que nos bañaba con su caricia, esta era casi la única cosa urgente aquella mañana. Ella con su lento caminar deambulaba escorando aquí o allá, apoyándose en las cosas que encontraba a su paso. Tan familirializada estaba con sus limitaciones y las aceptaba que su carácter no se había endurecido con los años, si no quizá todo lo contrario... Debía tener dificultades para moverse en este espacio con sus estrechos senderos... pero amaba tanto el sol de su patio y mi compañía, que para ella esto era la felicidad... esos momentos de felicidad. Mi tita Antonia, así la llamaba yo, era una gran señora, en el aspecto más humano posible.

sábado, 24 de marzo de 2012

Se busca

Quise dejar de ser yo misma, enajenarme, huir de mi presente y de mi pasado y explorar otros futuros. Acariciar los rostros desconocidos, en las fotos de un día de primavera que no fuera mío y pensar aquéllas imágenes de mi infancia como un sueño eterno que no se me desvaneciera. Me imagino con mi cara, una cara que no conozco. Y me deconstruyo, me quito el pelo, me quito las cejas -que son lo más humano en unos ojos- me arranco las pestañas, me busco entre los pliegues de mi oreja, y modelo una nueva, querido señor Millaruelo. Ésta nunca más será testigo de tus sonidos de piano emergentes y vivaces, más que en el sueño. Aquel día en que junto a tu mujer tocabas el piano de cola de tu salón con olor a cera y a telas antiguas, a años de paciencia, y construías una arquitectura musical, espontánea y mágica, tus notas se elevaban y quedaron en esa nube ignota, sólo mía. Gloria, tu mujer, con sus ojos verdes de línea verde subrayados, te escuchaba allí como si sólo existierais tú y tu música. Recuerdo este momento, la campana llena de flores secas que me recibía a la entrada de tu puerta, y la bata de rosa inocente de ella, el sol se introducía por entre las densas cortinas como una órbita de minúsculos asteroides de polvo flotando en el aire de la tarde, que yo sólo acertaba a  intuir. Dijiste que te gustaban mis orejas. Años después, me arrepiento de ellas, de mis manos, de mis ojos, que tan poco han visto. De mis pies que hollaron otras muchas tierras y no dieron un paso en firme. Me arrepiento de mi cuerpo inútil, que sólo me sustenta. Y ahora, me pregunto qué me queda, sólo recuerdos, como el de aquella luz junto al aroma del té y las pastas bajo la sombra del adagio que saboreabas al final de tus días junto a Gloria, tu compañera, tu amante, y de tus dulces ojos con la mirada de un niño ilusionado. Y yo me busco en el lóbulo de aquel instante fugaz en que casi  fui otra yo.


miércoles, 15 de febrero de 2012

San Valentín. 2012

Una niña me dijo: feliz día. Feliz, feliz noche, felices todos, es el Día de San Valentín. Porque el catorce de febrero es un día para el amor.
Pero hoy muchas personas sufren, hay quien se siente solo, quien entre todos no encuentra su sitio, hay quien no puede hallar los medios porque no tiene para comer, no puede limpiarse los zapatos, hay quien no tiene más que una caja de cartón para protegerse del frío y la de hoy es una gélida noche de San Valentín. Soñarán con los corazones de la Caja Roja, con el amor que un día izaron, con la primera sonrisa de su bebé, con la caricia de su madre, con la mirada cálida de un perro amigo.
Cuando despierten el tímido sol de febrero alargará sus rayos, pero para ellos la pesadilla volverá con el día, otro día que tampoco será San Valentín.

miércoles, 18 de enero de 2012

Memorias de un espejo

Este es el nombre de mi última exposición, en la galería Bambara de Cartagena. Se editó un catálogo en pdf, que puedes ver en la web de la galería, pero a continuación he colocado todo su contenido.


PORTADA: “Mil grullas”. Técnica Mixta (fotografía y acrílico),
40x60. 2011.


” Semillas de acacia”. Técnica mixta (fotografía y
acrílico ), 40x60. 2011.


      EL  ESPEJO
      No es casualidad que el hilo conductor entre poesía y pintura se
aprecie en las obras de María José Contador. Tampoco es una intención
objetiva, producto de un espíritu titánico como cuadriculado, de esos que
producen sus creaciones artísticas como un ingeniero calcula un edificio. Sin
ánimo de menospreciar sino de diferenciar, en el caso de María José Contador
es todo lo contrario. Incluso más allá de sus intenciones es una artista plástica
en toda la extensión de la palabra, y como los grandes de otras épocas, sus
composiciones son más encuentros que planeamientos; de hecho, más que un
plan determinado a seguir: pura y completamente “el desvarío”, el delirio que
sobrecoge una tarde cualquiera a un ser copado por una lluvia de
abstracciones que de repente le llevan a llenar sin saber bien por qué un
cuadernillo de bosquejos. Sí, ella no eligió al espejo, fue el espejo quien le
eligió a ella.
      Claro, se dirá que en toda obra de arte hay poesía, pero así también
se puede decir de los animales, de la ingeniería, de las matemáticas, de la vida
y de la muerte. Acá no se trata de subjetividades sino de un alma que vive con
las palabras con la misma profundidad con que vive con los colores y las
formas. Lectora discreta pero exquisita, de hablar pausado pero profundo, es
de esas santas de Dios que llevan a todas partes su arte, que es arte en sí
misma. Así pues, las obras que componen el siguiente trabajo son en sentido
estricto la ventana de su alma; el dolor y el desánimo que a primera vista se
pudiera apreciar envuelven en realidad una experiencia enriquecedora: hacen
comprender por qué necesitamos a cierta edad ya no solamente la tristeza, tan
pura y tan opaca, sino también la melancolía y la nostalgia, que para bien o
para mal son emociones que si bien pueden inhibir a cualquiera, de ninguna
forma -para mal de los involucrados e involucradas- pueden ser interpretarse
artísticamente por cualquiera. En síntesis, sus pinturas parecen ser muy
cercanas al espacio que conforma el éter, y a la vez pareciera que vinieran de
una penumbra de allí: que fueran en último caso penumbra y éter al mismo
tiempo.
     Hace poco le pregunté qué podría decirme de la palabra… “Espejo”,
título que engloba este su último trabajo. Al día siguiente me encontré con
estas líneas: “Me devuelves tu imagen guardada en la memoria como escrita
sobre la superficie cristalina de una laguna. Me cuentas todas aquellas cosas
que yo no vi, aquellos pájaros emigrantes surcando tu tiempo. Aquel frío
penumbroso que yo creí abrigo. Ahora siento el rumor de tu luz desde el fondo
del agua hasta la orilla de mi mañana”.
Alex Neira Guerrero. Chiclayo(Perú).


“Espejo y penumbra” . Técnica mixta ( fotografía y acrílico),
40x60. 2011.


Hay un cristal entre yo y las cosas
que no me deja ver las apariencias,
hay como una difusa telaraña
que se desteje sola en el olvido.
Hay un cristal, hay un cristal de espejo
donde siempre se refleja esta cara.
Narciso y Edipo me inyectan la sed,
mataría por encontrar a Dorian.


                       ***
No escribo,
incurro en el poema
como cae la lluvia sobre el árbol
mojado de su rostro ayer,
pon fin por hoy al tiempo.
Error de noche es buscarse en el espejo,
luz artificial y cotidiana,
sabes a derrota.
Amor con fecha de caducidad,
pómulo huraño de esa duda inerte
que la madrugada muerde a solas.
Tinta que besas
- cerrándome los ojos -
hunde en el abismo del sueño
esta memoria inútil.
                                                                                              José Antonio Pamies.





“La pareja”. Técnica mixta ( fotografía y acrílico), 40x60. 2011.





“La rosa y el cardo” .Técnica mixta (fotografía y acrílico), 40x60.
2011.



“Las piernas” .Técnica mixta
( fotografía y acrílico), 40x60. 2011.


El conflicto dramático nunca sobrepasa esa sensación dominante de armonía que se respira en
toda la obra de María José Contador. Pues en ella es patente la idea de nobleza, de sentimientos
que la artista ha ido cultivando a lo largo de toda una vida.
Mª Teresa Cervantes Gutiérrez. Cartagena.





     CURRICULUM
     María José Contador (Cartagena, 1961)
     Es Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Valencia (1985)
     EXPOSICIONES INDIVIDUALES:
    2012- “Memorias de un espejo”. Galería Bambara. Cartagena. Hay catálogo
    2010- “Paisajes involuntarios”. Galería Bambara. Cartagena. Hay catálogo.
    2007- “Las horas muertas” .Galería Bambara. Cartagena. Hay catálogo.
    2005- “Te turco”. Galería Bambara. Cartagena. Hay catálogo.
    2002- “Obra reciente”. Can Cors, Celra Girona (conjunta con Antonio Gómez).
    2001- “Pequeños entornos conocidos”. C. Principal. Cartagena.
    (Coordinada por la Galería Bambara).
    1998- “Pinturas”. Exposición en la C. Principal de Cartagena.
    1987- “Pinturas”. Galería S' ART, Huesca.



Desde el 27 de enero al 3 de marzo.
www.galeriabambara.es



Quiero agradecer aquí a mis grandes amigos, Alex Neira Guerrero, Jose Antonio Pamiés y Mª Teresa Cervantes su colaboración y sus hermosas palabras, su arte, que han querido aportar generosamente a este documento, completándolo con su riqueza y su buen hacer. 
GRACIAS AMIGOS.


(Todos las obras son fotografías, en color unas y en blanco y negro otras, impresas sobre lienzo y pintadas con acrílico).

domingo, 8 de enero de 2012

El espejo

Me devuelves tu imagen guardada en la memoria como escrita sobre la superficie cristalina de una laguna. Me cuentas, todas aquellas cosas que yo no vi, aquellos pájaros emigrantes surcando tu tiempo. Aquel frío penumbroso que yo creí abrigo. Ahora siento el rumor de tu luz desde el fondo del agua hasta la orilla de mi mañana.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog el tragaluz azul