miércoles, 26 de octubre de 2016

Última hornada: boles de cerámica para el té.

Soy una consumidora del té tanto como por su sabor en su gran variedad como por el ritual personal que implica, al menos en parte, de tranquilidad, introspección personal, experiencia de uno mismo y de la interacción con el grupo social con que fraternizamos.

El hecho de que en muchos aspectos amo la cultura japonesa, en concreto su forma de convertir el momento del té en algo místico, y de que encuentro gran satisfacción en la producción de productos cerámicos ha desembocado en la afición por la realización de tazas y boles para este uso cotidiano que permiten disfrutar cada uno de estos pequeños momentos de la belleza de la cerámica manual.

Confluyen de esta forma tres aspectos, el disfrute del tiempo y la conciencia del mismo, en compañía o en soledad, el sabor ancestral de las tisanas de té, que personalizan cada situación, y la apreciación táctil y visual de la superficie cerámica.

Deseo que os gusten.






















martes, 11 de octubre de 2016

Comunicación.

Cuanto más comunicada estoy más soledad experimento.
La paradoja del siglo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog el tragaluz azul