viernes, 26 de julio de 2013

Lapsus.


Tenía ojos del color del mar en invierno, indefinibles. Profundos. Miraba sin fijar la vista, como muy por detrás de cualquier cosa que tuviese delante. Parecía anulada, ausente. Sí, su mente se había parado a las cuatro y veinticuatro de la madrugada de aquel día. Para el resto del universo así era pero ella seguía reviviéndolo todo cada minuto de su existencia sin que nadie se percatara.  Después de aquello - la discusión, el accidente - nunca volvió al mundo de los vivos y se quedó atrapada  en esos trece minutos, en ese lapsus... Mientras le daban la comida, y masticaba y bebía, la vestían y la llevaban caminando al parque cogida del brazo, ella estaba en aquel coche, por una autopista, a 155km/h, llovía, y me gritaba, lloraba, pegándome como podía..., perdí el control del volante..., pero en la cabeza de Josefina ocurría todo una y otra vez, caimos por el puente, nos golpeamos contra la superficie del agua del pantano, nos sumergimos. Y me rompí el parietal, traumatismo craneoencefálico, mi muerte fue instantánea. Ella fue rescatada pero en su pensamiento nunca consiguió salir de aquel coche.

Me quedé en este recuerdo que no era tal, digamos en esta otra realidad, para que no estuviera tan sola luchando con aquella culpa que no era sólo suya.

Yo ya no la quería, se lo dije. Iba a dejarla, pero ahora ya, qué más da.

lunes, 22 de julio de 2013

Noche de San Juan


Arde la noche de San Juan toda mi vida.
Todo se quema y desaparece en cenizas
que se lleva el tiempo.
Recuerdos que el viento reduce a olvido
los echamos al fuego
y arden sin piedad como papeles blancos
con susurros escritos en secreto.

Solsticio de mi vida,
noche más corta del día más largo
señalada siempre como advertencia.
Noche mágica para quemar lo viejo,
para festejar el comienzo.

Danzad al fuego
cerrando el círculo.
Danzad.
Danzad y renaced
hoy que todo es posible.

Esta noche pasad por la cruz de la higuera
mi espíritu recién nacido
bajo la luna llena
y danzad.

Pasad el tallo verde para que medre
a la luz de la luna llena
por la cruz de la higuera.

Pasad mi cuerpo herido para que cure
con el rayo lleno de luna
por la cruz de la higuera.

Y danzad.

En la noche blanca
pisad las ascuas del pasado
que el futuro acecha,
se anuncia,
espera.


Imagen tomada de google 
http://www.ecocorneyana.com/la-noche-de-san-juan/

sábado, 13 de julio de 2013

Como pez en el agua.

Hoy he leído en un libro de psicología, de esos que más que psicología contienen frases:

"El pez muerto es el único que nada a favor de la corriente. Proverbio alemán."

Me ha parecido interesante el mensaje, pero ¿realmente es eso así? Yo creo que no. A parte de que, entendido literalmente, el que muerto está ni nada, ... ... ni nada de nada.
Pero por qué es necesario plantar cara a los problemas y enfrentarse a la vida cuando en realidad muchas veces la solución más sencilla es dejarse llevar por la corriente, esperar el momento adecuado, aceptar, disfrutar lo poco o quizás lo mucho que encontremos allí donde nos lleve y explorar los nuevos espacios que la corriente nos presente.

El pez que va contracorriente puede que esté muy vivo pero el que nada a favor no tiene por qué estar muerto si no ser más inteligente a la hora de gestionar su vida y sus energías.

A partir de ahora me niego a seguir trepando río arriba. Buscaré aguas mansas.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog el tragaluz azul